sábado, 22 de abril de 2017

COTILLEO ENTRE PUCHEROS

Este es un relato que escribí en enero del 2013 en mi otro blog.
Hoy lo paso a este para recordarlo.



                                




En aquel pequeño rincón que hacia de cocina. Junto con los vapores y olores que desprendían las ollas del pote gallego, el cocido madrileño, o los callos. Se entremezclaban las historias de personajes famosos que pasaban diariamente por aquella zona antigua de Madrid. Unas eran escuchadas sin querer, otras muchas contadas por los propios comensales cuando la charla se animaba acompañada por la euforia del momento de ocio.      
Ramiro era un hombre de edad avanzada, buena persona y con mucho mundo corrido. De joven había viajado de un lado a otro, siempre con su profesión de camarero a cuestas. Era este el que se encargaba de pasar las noticias al olor de los pucheros. Y poner cara y nombre a los cuentos y chismes de la gente que pasaba a sentarse en el comedor de aquel Restaurante.

-Cuatro cocidos completos -uno de ellos para el Andaluz. El productor de cine. Con una buena “pringá” como él dice. -Como podrá comer tanto este hombre, un día le va a dar algo de lo gordo que esta. Hoy se le olvidó, que ayer dijo que estaba a régimen-. - Según les oigo hablar creo que están preparando el rodaje de una nueva película-.  

Pues mira el Empresario de la mesa 4, anoche estuvo aquí de copas con la pelirroja que se la comía con los ojos, y hoy viene a comer con su mujer como si tal cosa. Le ha quitado el abrigo de piel con una delicadeza que si no le conociera bien, se podía pensar que esta enamorado de ella. -Claro que es la que maneja los cuartos-.

-Para la locutora de TV. como todos los días prepárame un pincho de tortilla y un filete grande para llevar. El filete es  para blanquita, su mimada gatatita. Me cuenta que es la única compañía que tiene para darle cariño cuando llega a casa-.

 -En la mesa 5 acaba de sentarse el locutor de radio. Me da a la nariz que su acompañante no es solo un amigo. Lo digo por lo acaramelados que se les ve y las miradas que se dedican uno a otro…

 El actor Veterano (como todos le llamamos cariñosamente) aprovechando que la señora fue al baño me pide que le sirva rápido una copa de ginebra antes de la comida. Este terminará con una cirrosis que se lo llevará a la tumba en pocos años.

Por cierto acaban de entrar la pareja de “astrólogos”. Me piden que les pongas dos bocadillos de calamares, aunque no pueden pagar como les pasa siempre. Luego cuando termine la hora de las comidas dicen que te leerán el futuro gratis.


¿Se puede saber porque tienes que comentar la vida de todas las personas que pasan por aquí sin conocerlas? Déjate de chismes que no puedo escuchar bien las comandas que me piden tus compañeros. -Le dijo Benita la cocinera con el genio que la caracterizaba desde que solo veía pucheros y sartenes -. Como se entere el jefe de lo cotilla que eres te plantará de patitas en la calle el día menos pensado. Y dile a los “astrólogos” que les daré su bocadillo a cada uno, pero que ya se muy bien el futuro que me espera como no pierda de vista esta cocina y toda la compañía que me rodea.   

 -Si lo sabré yo (prosiguió Ramiro) que les conozco a todos. Llevo unos años en el barrio y estoy bien enterado de la vida y costumbres de unos y otros- ¡Ay! (Gritó acto seguido dando un respingo, dirigiéndose a  los compañeros). ¡No me toquéis la 10, que esa mesa la sirvo yo! Es el momento del día que espero con ilusión para cruzar una mirada con los lindos ojos de ese joven actor que me tiene loquito, y de hoy no pasa, aprovecharé que viene solo para plantárselo de sopetón… Y se fue con el blog de comandas en la mano derecho a la mesa 10. 




 Rafaela

11 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho.
    Estaría bien tuviese continuidad.
    Un abrazo 🌹 buen finde

    ResponderEliminar
  2. Recuerdos de antaño, seguro que reales, pero que bien los has narrado, cuanta soltura de palabras, y gracejo para contagiar el momento. Un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bonito relato, está claro que el cotilleo está en todos los lugares.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Podríamos decir que, entre pucheros anda la vida y el juego...Muy bueno, Rafaela...Mi gratitud y mi abrazo por tu original y ameno post.

    ResponderEliminar
  5. Por aquella época ya venía por aquí, pero no recuerdo este relato. Me ha gustado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. A lo mejor lo leí pero no lo recuerdo, has hecho bien de pasarlo de nuevo ya que es una buena historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado leerlo, la verdad que en todos los sitios se cotillea y a todos nos gusta escuchar, a mi me ha encantado este relato. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  8. Esto del cotilleo permanece por los siglos de los siglos.
    Ya me quedé tambien contigo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Vaya lo entretenido que es trabajar en ese restaurante, espero que a Ramiro le dejen la mesa 10 y que todo le salga bien.
    Una buena semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  10. ¡Pero que divertido ha sido leerte Rafaela! ¿Como le habrá ido a Ramiro en la mesa 10?.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hay que ver la de cosas que se cuentan tras los pucheros.....en todos los lugares cuecen habas:-)) Besicos

    ResponderEliminar